La diplomacia corporativa es una disciplina que articula la relación de empresas con los poderes públicos y privados.

La diplomacia corporativa se articula sobre cuatro ejes (análogos a la actividad diplomática tradicional): representación, negociación, auto protección y promoción de los intereses propios. Traducido a lenguaje empresarial: es el establecimiento de relaciones con terceros (con capacidad de acción o toma de decisiones) con el ánimo de resolver problemas propios, la creación de marcos comunes de trabajo y la generación de confianza. De esta forma se aporta a la empresa, o colectivos de empresas con intereses comunes, funciones hasta ahora limitadas a las relaciones entre instituciones.

La diplomacia corporativa es, en definitiva, una forma enriquecida de lobby. En su relación con los gobiernos, las organizaciones tienen como objetivo influir en los procesos de toma de decisión, en los legislativos y en los de adopción de las políticas económicas e industriales. En paralelo es también el establecimiento de relaciones con otras empresas o asociaciones del sector, con la finalidad de establecer alianzas, generar coaliciones o emprender nuevos proyectos.

 

PRINCIPIO DE TRANSPARENCIA

El objetivo de este área de actividad busca un objetivo: ayudar a nuestros clientes a dinamizar los procesos de toma de decisión política, haciendo posible que un número mayor de organizaciones y grupos representativos de la sociedad participen en dichos procesos... se trata por lo tanto de un elemento de democratización de decisiones públicas.

 

CED Corporate Enviromental Diplomacy
es un servicio especializado de GIPG - Galain Ingeniería Málaga: 659 532 651 

info@diplomaciacorporativa.com

www.diplomaciacorporativa.info